El 25 de diciembre pasado murió el cantante británico George Michael y su compatriota Adele, fue la encargada de rendirle homenaje en la entrega de los premios Grammy 2017.

Pero nada salió como fue planeado.

Fotos: AP

En un show con gran despliegue sobre el escenario del Staples Center de Los Ángeles, Adele cometió un error mientras interpretaba el tema Fastlove en honor a George Michael y debió frenar y cantarlo nuevamente.

«LO SIENTO PERO DEBO VOLVER A EMPEZAR. ME EQUIVOQUÉ», SE DISCULPÓ, EN MEDIO DE LA CANCIÓN, VISIBLEMENTE CONMOCIONADA.

Como dice la famosa frase, «el show debe continuar», y la talentosa artista llevó a cabo el homenaje.

Una vez finalizado el tema rompió en llanto, a pesar de recibir la ovación de todos los presentes.